¿Para Qué Sirve Una Encuesta?

Una encuesta es un procedimiento por el que un estudioso busca compendiar datos a través de un cuestionario, anteriormente desarrollado en dar una entrevista a alguien, mas sin alterar el ambiente ni el fenómeno donde se recoge la información.

La información se consigue después de efectuar una serie de preguntas sistematizadas y dirigidas al total de la población o a una porción de esta que se considere representativa de ese total estadístico que se estudia. Esta porción, llamada “muestra”, acostumbra a estar integrada por personas, empresas o bien entes institucionales, con el objetivo de conocer estados de opinión, ideas, peculiaridades o bien hechos concretos.

Origen de las encuestas

Las encuestas brotaron en los E.U. a lo largo de las investigaciones de mercado que se hacían en temporadas electorales para efectuar sondeos de opinión sobre los aspirantes a dirigir la Casa Blanca.

Gallup y Crossley son nombres que han llegado hasta nuestros días, gracias que supieron transferir su experiencia en los estudios de mercado al campo de las elecciones presidenciales de forma tan eficaz que sus nombres han pasado a llamar géneros de encuestas, después de prever los resultados que llevaron a la presidencia a Roosevelt, tras examinar una muestra reducida de la población estadounidense.

que-es-una-encuesta

¿Para qué exactamente se usan las encuestas?

Las encuestas pueden usarse para conseguir diferentes objetivos. Por poner un ejemplo, las compañías las emplean para saber cuál producto le agrada más a los usuarios y de esta forma prosperar sus ventas.

Los gobiernos y las instituciones públicas acostumbran a recurrir a esta herramienta para conocer la opinión pública sobre cierto tema o bien los inconvenientes que encara la sociedad y cuál tiene mayor prioridad y poder decidir sobre cuál actuar primero o bien para diseñar políticas públicas que satisfagan las demandas populares.

Otro campo que usa encuestas es el de los estudiosos de Ciencias Sociales, quienes, entre otras muchas cosas, consiguen determinar cuáles son las creencias de la gente a lo largo del tiempo y si estas han alterado y por qué razón.

Aunque las encuestas sirven para conocer la opinión de los ciudadanos sobre un tema o bien su comportamiento declarado, entrevistarlos a todos sería demasiado costoso, aparte de innecesario: un buen diseño de muestra que prosiga las leyes de la estadística, deja seleccionar un número parcialmente pequeño de sujetos representativos de la opinión global, con un mínimo margen de fallo que fluctúa entre el tres por ciento y el cinco por ciento .

En el caso de las encuestas para elecciones, el tema es más difícil, puesto que, por una parte, los votantes pueden no decir su auténtica preferencia si el tema tratado es frágil y, por otra parte, los partidos pueden no hacer un buen empleo de estas encuestas.

Repercusión de las encuestas

Una pregunta que se hacen muchos y que viene relacionada con el ítem precedente es si las encuestas, aparte de dejarnos conocer las creencias de los ciudadanos, pueden asimismo influir en las creencias de ellos mismos; especialmente cuando se habla de la construcción de la preferencia electoral.

Teniendo presente los costos de esta herramienta y que los aspirantes acostumbran a dar a conocer los resultados (especialmente cuando estos les son convenientes) en los grandes medios, la mayor parte de los especialistas concluye que, aunque no es total, los resultados de las encuestas sí influyen en el voto final de los votantes.

Tipos de encuestas

Las encuestas se dividen en 3 tipos conforme sus objetivos, preguntas y el medio por el que se logren.

Conforme sus objetivos podemos distinguir entre encuestas gráficas y analíticas.

Encuestas descriptivas: son las que reflejan o bien documentan actitudes o bien condiciones del presente, esto es que describen exactamente en qué situación se encuentra una determinada población en ese instante.
Encuestas analíticas: estas encuestas, aparte de describir, procuran explicar los por qué razón de esa situación y, por tanto, las hipótesis que las respaldan acostumbran a contrastarse a través de 2 variables interrelacionadas que entonces se examinarán.
Conforme las preguntas, las encuestas pueden ser:

De contestación abierta: en las que el interrogado responde mismo con mayor libertad, lo que permite que las contestaciones sean más profundas y se puede consultar el de qué manera y por qué razón de estas. Asimismo da opción a que broten otras preguntas no pensadas de antemano.
De contestación cerrada: se le presentan al encuestado una serie de opciones, pensadas por los estudiosos, entre aquéllas que va a deber escoger para contestar. De esta manera se consiguen contestaciones simples de cuantificar y con carácter uniforme.
Conforme el medio de captura: los medios para atrapar una encuesta pueden ser:

Lapicero y papel: este medio no ha perdido vigencia en frente de los avances en tecnología. Por servirnos de un ejemplo, en aquellos lugares donde no exista internet y se requiera un registro físico (como en determinados lugares rurales) es la opción mejor. Mas en otros casos asimismo prosigue siendo la opción preferida por su seguridad, bajo costo y baja tasa de rechazos.

Encuestas telefónicas: se emplean cuando se quiere aplicar un cuestionario corto, de no más de diez preguntas, y se desean conseguir resultados inmediatos. Por ejemplo: encuestas sobre política, sondeos de opinión, recordación promocional y posicionamiento de marcas. El nivel de rechazo en estos casos depende del entrevistador.
Web: acostumbran a usarse para encuestas auto-administradas, esto es, cuando no sea requerido un encuestador. Su desventaja es que la tasa de contestaciones es bajísima, puesto que no existen motivaciones para contestar salvo que exista una remuneración económica o bien un interés auténtico en los resultados. Una variación son las encuestas por mail.
Dispositivos móviles: este género de encuesta dejan su aplicación con encuestador, grabando los datos de manera directa en algún dispositivo tipo teléfono celular o bien tableta, con o bien sin conexión a la Internet. Su desventaja es que, aparte de costo del dispositivo, no se aconseja hacerlas en la vía pública o bien en lugares de mucha criminalidad.

una-encuesta-para-que-sirve
Encuestas vs. censo

Entre los beneficios de las encuestas respecto a los censos, podemos encontrar: menos costos, información más precisa, introducción de métodos científicos, datos logrados más velozmente.

Entre las desventajas, podemos nombrar la dificultad del planeamiento y ejecución de la investigación y el requerimiento de profesionales para su confección.

Add Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.